Los jueces de la Corte Internacional de Justicia y los representantes de Bolivia y Chile durante las audiencias orales en abril de este año. Foto: CIJ
CIJ declarará la plena soberanía boliviana sobre el Silala y dirimirá sobre el caudal incrementado

CIJ declarará la plena soberanía boliviana sobre el Silala y dirimirá sobre el caudal incrementado

La Paz, 30 de noviembre de 2022 (ABI). – A las 15.00 (10.00 en Bolivia) de este jueves, la presidenta de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), la jueza Joan E. Donoghue, dará lectura a la sentencia sobre el caso Silala en el cual declarará la plena soberanía boliviana de los manantiales y dirimirá sobre el caudal incrementado como efecto de las obras de canalización y si debe ajustarse a una compensación en favor del país.

Así lo afirmó Sebastián Michel, quien cumple la labor de vocero de Bolivia sobre este caso titulado por el tribunal como la “Disputa sobre el estatus y uso de las aguas del Silala”, que activó Chile el año 2016.

“Los jueces van a decir: ‘(el Silala) está dentro de la soberanía boliviana, existe un manantial de aguas llamado Silala cuya vertiente va aguas abajo a Chile y la constituye en un río del cual Chile puede usar de igual forma que Bolivia, un disfrute mutuo, y que este río tiene que ser cuidado por los Estados que están aguas arriba y aguas abajo’, eso va a ser el grueso de lo que va a decir”, explicó Michel a Unitel.

De acuerdo con el también embajador de Bolivia en Venezuela, “la única expectativa o la única diferencia que podría haber es si los jueces van a reconocer ese régimen especial que ha planteado Bolivia sobre el excedente de aguas que han sido producto de las canalizaciones artificiales”.

“Si esta agua excedente, que Chile dice que es 10 por ciento, nosotros decimos que es 30 por ciento, puede ser diferenciada del curso natural y puede ser entregada en virtud de un convenio para que esto genera una compensación”, detalló.

El proceso fue iniciado por Chile el 6 de junio de 2016 en procura de que los jueces de la Corte Internacional de Justicia declaren que el Silala es un curso de agua internacional y que Chile, en su calidad de ribereño, tiene derecho al uso de sus aguas.

En respuesta, el 3 de septiembre de 2018, Bolivia presentó su contramemoria y demandas reconvencionales (contramemoria), incluyendo un estudio encargado a la consultora internacional Danish Hydraulic Institute (DHI) para el estudio técnico de los flujos de agua superficial y subterránea del Silala.

En este escrito, Bolivia solicitó a la Corte que reconozca que las aguas de los manantiales del Silala son parte de un curso de agua artificialmente mejorado y que su flujo natural es regido por el derecho internacional consuetudinario.

Además, solicitó que la Corte reconozca que el uso actual de Chile se efectúa sin perjuicio del derecho al uso de Bolivia. Por otra parte, se pidió que se establezca que ambas partes tienen derechos y obligaciones respecto a las aguas que fluyen en forma natural.

En sus contrademandas, Bolivia solicitó que la Corte reconozca su soberanía sobre los canales artificiales y los mecanismos de drenaje en el Silala que están ubicados en su territorio y su derecho soberano a decidir si los mantiene y cómo lo hará.

Asimismo, Bolivia requirió que la Corte reconozca su soberanía sobre el flujo artificialmente mejorado por las obras y que la entrega de este flujo a Chile, incluyendo una compensación que debe ser pagada por esta entrega, esté sujeta a la celebración de un acuerdo con Bolivia.

En las audiencias orales, realizadas entre el 1 y el 14 de abril de 2022, en el Palacio de la Paz de La Haya, Países Bajos, además de defender sus posturas, los juristas de Bolivia y Chile realizaron una serie de admisiones, de acuerdo con Michel.

“Las evidencias científicas obligaron a acercar posiciones, y dejar de lado los dogmas: Chile tuvo que aceptar que el agua no era de deshielo ni de lluvias, sino aguas fósiles de un manantial, y Bolivia cedió en que es un bofedal que genera 300 litros de agua por segundo y que no puede quedar ahí para siempre, no puede ir hacia arriba o puede evaporarse, tiene que correr hacia algún lugar y es por supuesto hacia abajo”, explicó.

Según Michel, si la Corte admite la petición boliviana, se reconoce el incremento del caudal y se determina que se debe establecer un acuerdo bilateral, el eventual pago que relazaría Chile estará muy por debajo del acuerdo logrado en 2009, por el cual Chile aceptó pagar por el 50% de esas aguas y someter el resto a un estudio científico que determine su naturaleza.

“Esa compensación no será jamás como el que se habría logrado en la negociación bilateral (de 2009), de que ellos paguen 17.000 dólares cada día por el 50 por ciento del uso de las aguas, lamentablemente algunos sectores de la población lo rechazaron. Son 17.000 dólares diarios que hubiéramos ganado como país y como departamento de Potosí a partir de se acuerdo del año 2009”, reveló Michel.

Jfcch/Mac

 

 

 


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2023 ABI