La embarcación Tahuamanu está bajo custodia de un puesto naval en Riberalta, Beni. Fotos ABI
El Tahuamanu combatió en tres guerras y dominó los ríos de la Amazonía

El Tahuamanu combatió en tres guerras y dominó los ríos de la Amazonía

Riberalta, Beni, 17 de septiembre de 2022 (ABI).- La proa del Tahuamanu enfila a la confluencia del Madre de Dios y el Beni. Es un gigante de acero que está en el mirador turístico de Riberalta. Tiene un vibrante pasado que la recuerda invencible surcando los ríos de la Amazonía en tiempos de paz y de guerra.

La histórica embarcación a vapor combatió en tres campañas. Transportó tropas en guerra y alimentos en periodos de paz. A principios del siglo XX, fue el único portador de noticias y el vínculo entre Cobija, Riberalta, Trinidad y Guayaramerín.

El Estado la condecoró con el Cóndor de los Andes y la declaró Monumento Nacional y Reliquia Histórica.

Dueño de la Amazonía

De acuerdo con diversos estudios, Amazonas es una palabra indígena que significa "rompedor de embarcaciones".

En el enorme sistema fluvial amazónico hay una gran diferencia entre los ríos que corren en terrenos suaves y fangosos y aquellos que lo hacen en terrenos duros. Las aguas de los primeros son marrones y resbaladizas, mientras que las de los segundos son azules y más limpias.

En todos ellos, el Tahuamanu navegó y dominó.

Durante 35 años, entre conflicto y conflicto, la embarcación no solo trasportó castaña, goma, madera y alimentos a las ciudades y comunidades ribereñas sino también las noticias y novedades de la Amazonía, del resto del país y el mundo.

Fue para muchos, durante largo tiempo, el único vínculo con la “civilización”.

Por su cubierta recorrieron combatientes bolivianos en las campañas del Manuripi con el Perú (1900), el Acre con Brasil (1900-1904) y el Chaco contra Paraguay (1932-1935).

Los historiadores militares aseguran que fue la primera y última embarcación a vapor que navegó por los ríos del noreste boliviano y se conoce hasta el nombre de último técnico fogonista: Carlos Cossio Salvatierra.

1826

En 1826 nació la Armada Boliviana con la denominación de Escuadra Naval. En aquella época se conocía con el nombre de Escuadra a la agrupación de buques de guerra.

El entonces Presidente, Antonio José de Sucre, adquirió para la nueva institución los buques de guerra Yanacocha y Confederación, los que junto al Bergantín La Fállete, Congreso y la corbeta Libertad conformaron la escuadra de la Confederación Perú-Boliviana.

Los sucesivos gobiernos adquirieron el guardacostas General Sucre, el Bergantín María Luisa, el cañonero Morro y otros navíos menores. Sin embargo, como la Escuadra Naval carecía de una estructura sólida se disolvió antes de la Guerra del Pacífico (1879–1883), por lo que el país durante el conflicto se limitó a ejecutar operaciones terrestres.

En la guerra del Acre contra Brasil (1900-1904), Bolivia enfrentó otra prueba que le hizo comprender la necesidad de restablecer la Institución Naval. El gobierno de Severo Fernández Alonso orientó esfuerzos en potenciar las zonas en conflicto y vincularlas con el resto del país.

El 30 de Julio de 1897 se creó el Astillero Nacional en la localidad de Bahía, en Riberalta, con el propósito de contribuir a la navegación fluvial y explotación de las riquezas naturales de la zona. Este nuevo organismo dependía de la Delegación Nacional de Colonias que, luego, se convertiría en el Ministerio de Defensa Nacional.

El astillero cumplió una destacada labor en el cumplimiento de su misión, construyendo embarcaciones propulsadas a vapor como la Beni, Madre de Dios, Castro Rojas, Manu, Fortaleza, Manoa, Pando y, entre otras, el Moxos, que está en Guayaramerín.

Tres guerras

En el transcurso de la campaña del Acre, el poder naval estuvo presente con esas embarcaciones menores. De ellas, pasado más de un siglo, no queda más que el recuerdo de su nombre.

La Tahuamanu fue una unidad de superficie fabricada en Alemania, comprada por la Casa Suárez, pero puesta al servicio del Ejército Nacional para el transporte de efectivos militares, material y equipo bélico.

Sobrevivió al paso del tiempo y aún se la puede ver, convertida en Monumento Nacional, en el municipio de Riberalta, en el departamento del Beni.

La Tahuamanu navegó los ríos de la Amazonía boliviana y operó en ellos en el transporte de tropas durante las campañas del Manuripi, Acre y el Chaco.

Con una poderosa caldera a vapor, fue invencible en la confluencia del Madre de Dios y el Beni.

El recorrido principal que tenía era el actual triángulo amazónico conformado por Riberalta, Trinidad y Guayaramerín y que, a su vez, estaban estrechamente relacionados con el aprovechamiento de la goma, la castaña y productos maderables.

En la década del 70, en virtud a sus patrióticos merecimientos, el gobierno de entonces la condecoró con el Cóndor de los Andes, la máxima distinción que otorga en país, declarándola, además, “generala de la nación” y Reliquia Histórica y Monumento Nacional.

El 23 de marzo de 1989 fue entronizada en el parque mirador de Riberalta, un paseo turístico de la ciudad.

Mac


© CopyRight — Agencia Bolivia de Información 2022 ABI