Inician gestiones para inscribir a la festividad de Ch'utillos en la lista de patrimonio cultural ante la Unesco
Inician gestiones para inscribir a la festividad de Ch'utillos en la lista de patrimonio cultural ante la Unesco

Instituciones públicas y privadas inician las gestiones para inscribir a la festividad de Ch'utillos del departamento de Potosí en la lista de “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” ante la Unesco, informó el Ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización.


 
Memoria y Esperanza: exposición de pintura, fotografía y cine en la ciudad de Sucre
Memoria y Esperanza: exposición de pintura, fotografía y cine en la ciudad de Sucre

El Centro de la Revolución Cultural (CRC), el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB) y Casa de la Libertad (CDL), dependientes de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, organizan la exposición Memoria y Esperanza en el marco del 17° Festival Internacional de Cine de los Derechos Humanos Pukañawi en la ciudad de Sucre. Será inaugurada el 24 de agosto.


Ministra Orellana: Gobernaciones y alcaldías deciden las actividades culturales de Ukupiña y Ch'utillos
Ministra Orellana: Gobernaciones y alcaldías deciden las actividades culturales de Ukupiña y Ch'utillos

La ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, Sabina Orellana, informó este lunes que las gobernaciones y alcaldías de Cochabamba y Potosí deciden sobre las actividades culturales para las fiestas de Urkupiña y Ch'utillos, respectivamente, este mes, en esas dos regiones del país.

En contacto con ATB, la autoridad explicó que la realización de actividades culturales en el país es responsabilidad de los tres niveles del Estado, es decir, el central, el departamental y el municipal, en el marco de sus competencias.   

"En ese entendido, si la gobernación y el municipio deciden realizar las actividades culturales, como ejemplo, en Potosí por el tema de Ch'utillos, nosotros estaremos ahí como Ministerio de Culturas ", dijo Orellana.

Respecto a Urkupiña, la Ministra añadió que la Gobernación de Cochabamba y la alcaldía de Quillacollo decidirán las actividades para esa tradicional festividad que, de desarrollarse, también contará con el apoyo de esa Cartera de Estado. 

"No queremos imponer, sobre todas las cosas está primero la salud, si tenemos que realizar las actividades culturales, tenemos que hacerlo con todos los protocolos de bioseguridad", señaló la autoridad.

Según datos oficiales, la festividad de Urkupiña se celebra el 15 de agosto, en devoción a la Virgen María, y la de Ch'utillos se conmemora el 24 de agosto. En ambos casos se realizan diferentes actividades, como misas y entradas folclóricas.


El Gobierno conmemoró este lunes el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo 2021 con el ritual "Sutiyaqi" (nombramiento) de los restos arqueológicos de Saphi (Raíz), la momia niña inca repatriada por el Estado Plurinacional.

El Museo Nacional de Arqueología (Munarq) fue el escenario central del evento que contó con la participación del presidente Luis Arce, el vicepresidente David Choquehuanca; la ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, Sabina Orellana, entre otros invitados especiales.

“Es impresionante ver lo que hoy, en el día que se celebra el día de los pueblos indígenas a nivel mundial, como justo y reconocido homenaje a nuestros pueblos originarios, hoy presentamos a nuestra abuela niña inca, a nuestra hermana que regresó donde nunca debió haber salido (sic)”, dijo el mandatario Luis Arce.

La momia es una infante de aproximadamente ocho años. Corresponde al periodo intermedio tardío y el incario entre los años 1.150 D.C - 1532 D.C.

Anteriormente, estuvo alojada en el museo de Michigan y a partir de hoy estará en el Museo Nacional de Arqueología de la ciudad de La Paz con todos los cuidados necesarios.

El vicepresidente Choquehuanca aseguró: “Es obligación cuidar nuestras raíces, nuestras raíces culturales. Pueblo que no siente orgullo en su raíz cultural, pueblo que no protege su raíz cultural, pueblo que no valora su raíz cultural, pueblo que no alimenta su raíz cultural, hermanos, está predestinado a perecer”.

En una ceremonia ancestral, fue nombrada "Saphi", que significa raíz, con el objetivo de reivindicar la memoria histórica y cultural de los pueblos ancestrales, en un reencuentro simbólico y patrimonial con el tiempo presente.

La ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, Sabina Orellana, sostuvo: “Hoy, en Bolivia, estamos diciendo al mundo que una vez más nos estamos reencontrando con nuestras raíces (…). Nuestras culturas no son un gasto absurdo”.


El Museo del Aparapita, donde se cargan las memorias de La Paz
El Museo del Aparapita, donde se cargan las memorias de La Paz

En 2012, Elías Blanco Mamani fundó el espacio que recopila fotos, noticias y toda forma de recuerdos de la capital de Bolivia y otros departamentos. Forzado por la pandemia de COVID-19, en los últimos años difunde sus memorias sobre todo a través de Internet.

Aparapita es una palabra aymara que significa "el que carga". Así se los ve a estos hombres esmirriados pero poderosos: trajinan con bultos enormes por las empinadas laderas de La Paz: llevan costales de papas, hasta heladeras y roperos. Insólitamente, sus delgadas piernas no se quiebran al subir esas pendientes imposibles, incluso si se va con las manos vacías.

"El aparapita es el migrante altiplánico, que ha llegado a La Paz en tiempos de la Colonia, entrando a la República (hacia 1.800), cuando se crearon los famosos mercados tambo, donde siempre había la necesidad de cargar bultos", relató a Sputnik el director del Museo del Aparapita, Elías Blanco Mamani. Se calcula que hasta hoy perduran mil cargadores en esta ciudad.

"Solamente un aparapita puede cargar a veces costales de 14 arrobas (150 kilos) de papa. El aparapita que migra del campo no sabe ni leer ni escribir, no tiene ningún otro oficio más que agarrar un costal de algo. Como es del campo, siempre ha estado cargando papa", ilustró Blanco Mamani.

Su caso es muy particular. El fundador del Museo del Aparapita es, a la vez, un museo en persona. En su memoria guarda recuerdos de los últimos 100 años de La Paz, la ciudad donde nació. Son memorias propias, más otras que tomó prestadas de los miles de libros y fotografías antiguas que atesora en su casa, donde se sitúa también el museo.



 Como amante de la cultura paceña, don Elías -—periodista de profesión— idolatra la figura del aparapita. Así como en el jardín se puede ver a hormigas cargar mucho más que su propio peso, en los mercados de La Paz todavía suben y bajan por las calles empinadas estos cargadores, que pesan 50 kilos y llevan más de 150 kilos sobre su espalda.

Durante su charla con Sputnik, Blanco Mamani resaltó que su vida tuvo un antes y un después cuando leyó por primera vez un texto del escritor Jaime Sáenz (1921-1986) autor de la célebre novela 'Felipe Delgado', publicada en 1979, en la cual arma su relato desde los callejones sórdidos paceños, atiborrados de alcohólicos y donde la vida nunca vale mucho.

Sáenz hizo un ensayo sobre el aparapita, "esa persona cuya única herramienta es una soga o un mantel. Y su espalda, por supuesto", parafraseó Blanco Mamani.

Agregó: "El aparapita es un hombre libre. Una característica del aparapita es que bebe, bebe mucho. No debe ser por frío, porque duermen en la calle. Bebe cuando quiere, el tiempo que quiere".

Además, "es noble, porque vive de su trabajo. Es fuerte. Su ropa es un saquito que se rompe y lo remienda, lo remienda, lo remienda. Al final, tiene todo un saco de remiendos, que por el trabajo mismo se le va rompiendo".

El director del museo destacó que el aparapita "es un personaje bien paceño. Por la geografía, no hay aparapitas en Cochabamba, ni en Santa Cruz, donde cargan con cochecitos".

El hombre-museo

Del mismo modo, Blanco Mamani es el aparapita de los recuerdos y memorias de La Paz, fundamentalmente, como de toda Bolivia. A sus 59 años, espera que alguno de sus tres hijos continúe su legado de cargar con la historia de esta ciudad.

Hacia 1990, "empecé a recopilar datos. Sin querer queriendo he ido acumulando material, periódicos de aquí, de allá, cosas que la gente habitualmente bota". Con su archivo, que crecía permanentemente, "no tenía idea de qué cosa iba a hacer. Solo quería saber. Así que empecé a recortar, después conseguí libros, siempre con limitaciones económicas, porque yo no tenía dinero. Hacía que me regalen".

"En 2012 arrancamos con el Museo del Aparapita, con la idea de preservar la información, rescatarla, ordenarla y difundirla. El museo es un espacio para la cultura boliviana esencialmente", relató Blanco Mamani a Sputnik en Villa San Antonio, el barrio paceño donde vive desde niño.

Actualmente, el museo dispone de una biblioteca, una hemeroteca y un archivo con 200.000 fotos. Con esos y otros insumos, Blanco Mamani lleva publicados 16 libros, la mayoría a través de la editorial El Aparapita: "Son fundamentalmente diccionarios de novelistas y de poetas de todo el país. También hay tomos sobre los orureños en la cultura boliviana, los benianos, los paceños", así hasta abarcar los nueve departamentos.

En sus publicaciones menciona a bolivianas y bolivianos que se desempeñaron en los campos del arte, la literatura, la música, el teatro. Como las ediciones en papel se agotaban rápidamente, Blanco Mamani optó por crear un blog, donde "hemos llegado a cargar 2.700 autores. Todos los libros elaborados están disponibles para descargar. Nos sorprende que ya vamos a llegar a los tres millones y medio de consultas de todo el mundo", dijo don Elías entusiasmado.

El director del museo destacó que la mitad de las visitas son bolivianas. La otra mitad provienen de Alemania, Rusia, España, Estados Unidos y Argentina.

En La Paz lo reconocen como "el señor de los aniversarios", porque cada día difunde algún recuerdo vinculado con la fecha."La gente nos dice: 'Gracias, me sirve'. Me dicen que mis diccionarios son los únicos en Bolivia de estas características". Comentó que en cierta ocasión, la Asociación de Pintores quiso hacer un diccionario, pero se encontraron con que don Elías ya lo había hecho.

"Con nuestras 2.700 biografías, elaboradas en más de 20 años, llevamos una ventaja. Luego del éxito del blog, pasamos a realizar videos, porque teníamos un programa de TV en Abya Yala. Creamos un canal en YouTube, donde disponemos de 250 videos", de cinco o seis minutos cada uno, donde presentan una reseña biográfica de alguna personalidad de la cultura boliviana.

"Estamos por llegar a medio millón de visitas en nuestro canal de YouTube. Tenemos una llegada que nos sorprende gratamente y nos da fuerzas para seguir, porque realmente sirve, se ve nuestro trabajo", aseguró Blanco Mamani.

Programas en la Red Patria Nueva

Durante los últimos años, Blanco Mamani tuvo empleo en el área de Cultura de la Alcaldía de la ciudad de La Paz. Pero en mayo pasado asumió como alcalde Iván Arias, exministro de Obras Públicas durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020). Dado el cariz pitita, como se conocen a los golpistas en Bolivia, de su gestión, el director del museo quedó desocupado.

A la vez, el Gobierno de Luis Arce impulsa nuevamente el trabajo de los medios públicos, seriamente vaciados durante la estadía en el poder de Áñez: "desde esta próxima semana vamos a tener tres programas de radio: dos por Huayna Tambo y uno por la Red Patria Nueva, con microprogramas sobre 'un día como hoy en la cultura'", mencionó Blanco Mamani.

La radio estatal Patria Nueva trabaja en red con decenas de emisoras en ciudades y áreas rurales de todo el país, lo cual le garantiza una amplia llegada.

El director del museo comentó que en otros departamentos, como Cochabamba y Oruro, existen proyectos similares. ¿Cree que en algún momento podrían unirse y encarar un archivo nacional?

"El Estado boliviano debería hacerse cargo de eso... y como que lo hace. En la ciudad de Sucre (Chuquisaca, centro) hay un archivo bibliográfico. En La Paz hay un archivo también, pero a veces están sujetos a la dinámica política de cada nueva autoridad que entra", evaluó Blanco Mamani.

Por ello, "en términos de cultura, como nosotros la encaramos nadie lo hace". Y comentó que años atrás había una Organización de la Sociedad Civil (OSC) que realizaba esa tarea, pero "se acabó el financiamiento y desapareció el centro de documentación".

Según el director del museo, "la condición privada de una persona puede ser una garantía para que prosigan el trabajo los hijos. Aspiro que así suceda", sostuvo.

"Es que en Bolivia no hay otro centro de documentación como el que hemos encarado nosotros. Intentamos aportar, porque sabemos que no hay mucha gente que trabaje en la cultura", dijo. Y agregó: "Nos sumamos desde La Paz a ordenar la información y a difundir, compartir".

Blanco Mamani observó que los espacios estatales destinados a conservar la memoria, "se han limitado a resguardar, recibir materiales de depósito legal, pero no difunden. Esperan a que la gente vaya a sus bibliotecas a consultar".

Pero, "es otra nuestra dinámica. Además de resguardar, difundimos activamente por los medios disponibles".

Desde hace un año y medio está mayormente detenida la actividad cultural en el país: "En tiempos de pandemia, que no tenemos visita, hay que salir al encuentro de la gente", consideró.

 


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2024 ABI