El vicepresidente David Choquehuanca en la “Primera Feria de Gastronomía y Derivados de la Hoja de Coca”, en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Foto: VEP
Vicepresidente identifica tres frentes de acción para “liberar” a la hoja de coca de la lista de estupefacientes

Vicepresidente identifica tres frentes de acción para “liberar” a la hoja de coca de la lista de estupefacientes

La Paz, 28 de marzo de 2023 (ABI). – El vicepresidente David Choquehuanca perfiló que se emprenderá una estrategia política, judicial e informativa para “liberar” a la hoja de coca de la lista de estupefacientes de la Convención de 1961.

Choquehuanca recordó que durante seis décadas los operadores de la geopolítica de dominación del occidente han tratado de “dañar a nuestra hoja de coca, han intervenido su cultivo, su uso ritual y su consumo tradicional”, pero ahora -afirmó- corresponde levantarla y recuperarla.

“En el año 1961, la Convención sobre Estupefacientes ha cometido un error histórico. Se ha cometido un atentado a la cultura de los pueblos originarios decretando que la hoja de coca está condenada al exterminio en los próximos 25 años; a esta condena, nuestra sagrada hoja de coca le contestó: yo soy milenaria, soy manifestación de vida en perfecto equilibrio. Le dijo a la Convención soy salud, soy alimento, soy milenaria, por lo tanto, soy indestructible”, expresó.

Choquehuanca defendió no solo las cualidades alimenticias y medicinales del arbusto, sino también el uso ancestral y cultural que le dan las naciones y pueblos indígenas de Bolivia y de otras naciones.

En ese marco, el Gobierno nacional anunció el 13 de marzo la activación de gestiones para lograr el retiro de la coca de la lista de estupefacientes. Para mayo, se tiene previsto formalizar el pedido de revisión, en lo que es el inicio de un trámite que se extenderá por dos años.

La solicitud será presentada ante la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas (CND), organismo encargado de la regulación y control internacional de drogas.

Se trata, explicó el vicepresidente, del “examen crítico de la actual clasificación de la hoja coca como estupefaciente en la Lista 1, que iniciará Bolivia a la luz de las evidencias científicas actuales, metodologías objetivas y comprobables de la entidad técnico-científico de la Organización Mundial de la Salud y el Comité de Expertos en Farmacopea”.

Son tres los frentes desde donde se desarrollará la estrategia para la desclasificación de la hoja de coca. En el frente político, el objetivo prioritario es “liberar a nuestra hoja de coca del narcotráfico y poder industrializarla y comercializarla”.

Mientras que en el frente jurídico, de acuerdo con Choquehuanca, la labor se concentrará en la necesidad de actualizar los textos de la normativa de la Convención de 1961 para su descolonización y construcción de principios de complementariedad y equilibrio con la convención de los pueblos originarios en materia de la hoja de coca.

“Nuestros pueblos demandan descolonizar las actuales regulaciones de las convenciones y hacer justicia con las seis décadas de colonización y de discriminación; de ejercer legítimos derechos de uso tradicional, nutricional, terapéutico, industrialización y comercialización de la hoja de coca en su estado natural”, explicó durante su participación en la “Primera Feria de Gastronomía y Derivados de la Hoja de Coca” celebrada en el patio histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Bolivia es el tercer producto de coca en la región. La Ley de la Coca establece un límite legal de 22.000 hectáreas en las zonas productoras del Chapare, Cochabamba, y Yungas, La Paz, por lo que el resto es sujeto a erradicación y reducción.

En el frente informativo, se perfiló una lucha contra la desinformación y la pos verdad que construyó una narrativa errada sobre la hoja de coca y sus efectos en el organismo humano.

Choquehuanca explicó que universidades de Bolivia, Estados Unidos, Inglaterra y de otros países realizaron estudios sobre el arbusto y destacaron sus cualidades medicinales y nutricionales.

La hoja de coca “no es toxicomanía”, afirmó e insistió que la planta es considerada “sagrada para nuestros pueblos” por sus significativas propiedades alimenticias y medicinales.

“La OMS sabe muy bien lo que nuestros pueblos saben, por ello la libertad de la hoja de coca nadie nos va a regalar, la liberación se conquista con acciones resilientes, trascendiendo las circunstancias adversas que engañan, que discriminan, que hacen sufrir; la liberación de la hoja de coca será un efecto dominó de combate en estos tres frentes: en el informativo, el judicial y el político”, aseguró.

Jfcch/CC


© CopyRight — Agencia Boliviana de Información 2024 ABI